Navidad y familia.

“Qué tal la navidad, ¿bien o en familia?”. Muchas veces con tono irónico hemos escuchado ésta pregunta, vamos a ver lo que se esconde detrás de ésto.

Al ser el momento del año en el que más horas pasamos con nuestros padres, hijos, hermanos, suegros, cuñados, nueras, etc, tenemos entonces más probabilidad de que surjan en esos momentos temas pendientes, conflictos, decepciones….

A todo ésto vamos a sumarle ahora las presiones que cada uno se ejerce sobre si mismo o que los demás ejercen sobre nosotros: Llegar a la hora de la cena, meternos en un atasco y por último y el tema estrella LOS REGALOS.

Y ya por último añadimos a éste cóctel ese balance que hacemos de cómo nos ha ido el año. ¿He cumplido con lo que me propuse?, ¿Qué cosas no he hecho? para terminar pensando en las personas que hemos perdido por el camino o proyectos que no he alcanzado.

Así que para poder hacer que éstas fiestas sean los más agradables posibles:

-Mejor no intentar resolver problemas familiares en éstas fechas ya que todo tiende a magnificarsE.

-No nos agobiemos con satisfacer a los demás y ser satisfechos.

-Dejemos que las cosas vayan surgiendo con el fín de no sentirnos obligados a que éstas fiestas sean momentos de diversión, ilusión, paz, tranquilidad ya que si nos sentimos obligados corremos el riesgo de que finalmente no podamos conseguirlo.

Tomemos nota para éstas fiestas que todavía estamos a tiempo!!!

 

 

El estrés

El estrés es el proceso que se pone en marcha cuando una persona percibe una situación o acontecimiento como amenazante o desbordante de sus recursos. Muy a menudo los hechos que lo ponen en marcha son los que están relacionados con cambios, exigiendo a la persona un sobreesfuerzo y por tanto poniendo en peligro su bienestar personal.

Pero ojo al dato! En ocasiones su presencia puede ser adaptativa dándonos la oportunidad de poner en marcha nuevos recursos personales fortaleciendo nuestra autoestima y asegurándonos éxitos futuros.

¿Cuándo aparece el estado subjetivo de malestar o distrés?, ¿Cuáles son los factores que hacen que un mismo hecho pueda ser muy estresante para algunos y menos estresante para otros?

Mi forma de evaluar un suceso y/o mis habilidades de afrontamiento: mientras alguien, por ejemplo puede considerar la maternidad como una amenaza, para otro puede suponer un reto personal.
Mi manera de hacer frente a las dificultades: negar el problema, aplazarlo o poner en marcha conductas de autocontrol, por citar sólo algunas, conlleva distintas consecuencias en la percepción del estrés.
Mis Características personales: las personas tenemos diferentes estilos de reaccionar ante las circunstancias que demandan un esfuerzo de nuestra parte, son rasgos que si bien no pueden considerarse como definitivos, sí es cierto que se van consolidando con la acumulación de experiencias
Mi apoyo social: el número y calidad de relaciones que el individuo mantiene puede servir como amortiguadores o amplificadores de los acontecimientos potencialmente estresantes, así como la habilidad para pedir consejo o ayuda.

Suele ser en nuestro ambiente social donde aparecen la mayoría de situaciones que provocan estrés aunque nuestro ambiente físico también puede ser una fuente para ésto. Pueden ser fuente de estrés aquellos acontecimientos vitales que producen cambios así como pequeñas contrariedades diarias que afectan cotidianamente.

Si estás pasando por un momento de estrés, siempre es recomendable buscar ayuda profesional y ponerle solución.

Buen finde!

10 pautas para ayudarme a manejar el estrés

El estrés

estres¿Qué es ésto del estrés?:

Según la real academia española de la lengua se define como la tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves.

¿Qué podemos hacer nosotros para manejarlo?:

Te animo a que pongas en juego éstas 10 pautas para ayudarte.

1. Identifica el motivo del estrés: familia, trabajo, economía, salud suelen ser principales motivos.

2. Observa tus reacciones, nómbralas y utilízalas como señal de aviso en futuras situaciones.

3. Hazte ésta pregunta: ¿Es tan horrible ésto que me agobia?.

4. Practica una respiración profunda, inspirando por la nariz y exhalando por la boca despacio.

5. Atentos a expresiones de anticipación negativa ” Y si…”, son anticipadores de estrés.

6.Déjate ayudar: comparte responsabilidades.

7. Apóyate en tus áreas fuertes: si para tí la familia es un área que transmite bienestar, apóyate en ella.

8. Lleva a cabo hábitos de vida saludables: haz ejercicio, practica una alimentación sana, cuidado con el tabaco y el alcohol.

9. Mide hasta donde puedes llegar, no hasta donde quieres llegar cuando estás en un momento de estrés.

10. Acepta lo que puedes cambiar y lo que no puedes.

Realiza tu consulta sin compromiso.

Rellena este formulario para contactar conmigo y hablamos.